Facebook

Google +

Linkedin

Noticias

Según ThyssenKrupp Encasa...

16/02/2015

Los mayores son una parte muy importante en la sociedad actual y cada vez más numerosa. Su presencia será aún más relevante en un futuro próximo debido al aumento de la esperanza de vida. Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), a nivel mundial, y del Instituto Nacional de Estadística (INE) a nivel nacional, en el año 2050 más de la cuarta parte de la población mundial estará formada por personas mayores de 60 años. En España, concretamente, pasaremos del 18% actual a  un 36% de mayores de 60 años para 2050.

 

En este contexto, la empresa ThyssenKrupp Encasa, según su experiencia en el ámbito de la accesibilidad, propone algunas de las claves a tener en cuenta en el hogar de una persona mayor, cuya movilidad y facultades pueden verse reducidas con el paso del tiempo. Nuestras viviendas tienen que cumplir unas condiciones de accesibilidad, comodidad y seguridad para que siempre podamos seguir disfrutando de nuestra casa y nuestro entorno plenamente.

 

La primera clave es el acceso a la vivienda. En general, los edificios, deben disponer de accesos sin barreras que no dificulten ni la entrada, ni el recorrido por los espacios comunes. Esto supone evitar los escalones innecesarios, poner los interruptores y llamadores a la altura adecuada para que cualquiera pueda hacer uso de ellos, aunque se desplacen en silla de ruedas, hacer las puertas lo suficientemente anchas o evitar las rampas largas y empinadas.

 

Los bloques de pisos deben contar con varios ascensores que comuniquen el portal con los rellanos de las viviendas. En caso de haber escalones de acceso entre la entrada principal y los ascensores, hará falta un salvaescaleras o rampa para evitar barreras. Las puertas del ascensor han de ser automáticas y sus dimensiones deben permitir la entrada de una persona en silla de ruedas. La cabina ha de tener capacidad para ir con un acompañante. Además, se precisa una amplitud de espacio suficiente para realizar las maniobras de acceso y desembarco necesarias.

 

Accesibilidad entre diferentes alturas. Actualmente, existen en España cientos de miles de edificios de dos a cuatro plantas sin ascensor o elevador. Muchos de estos pisos situados en pueblos, centros urbanos o barrios periféricos, en la actualidad sólo cuentan con una escalera para que sus propietarios, en su mayoría personas de avanzada edad, accedan a sus viviendas. En este sentido Belén Galán, responsable de Marketing y Comunicación de ThyssenKrupp Encasa, informa sobre: "La idoneidad de instalar una solución salvaescaleras o un elevador vertical, para que los propietarios de estos edificios, en su mayoría personas mayores, puedan entrar y salir de su vivienda, evitando así el sedentarismo en el hogar y la libertad de movimiento".

 

La adaptación de las personas mayores a las nuevas tecnologías de la información y comunicación. La integración de la tercera edad en las TICs es imprescindible para asegurar su participación de una manera activa en la sociedad del siglo XXI.  Sentirse incluido y utilizar las nuevas  tecnologías, haciendolas parte de sus hábitos diarios es un estímulo para los mayores. Para ello es clave potenciar el uso de las TICs, a través de una buena conexión de internet en las viviendas, en dispositivos móviles y tabletas, que permitan realizar actividades presentes en la vida cotidiana, como pedir hora al médico, gestiones bancarias, ver opciones de ocio e incluso contactar de forma rápida y económica con familiares o amigos en el extranjero. Actualmente las nuevas tecnologías permiten multitud de usos que rompen con el aislamiento en el hogar y potencian la creación de lazos fuera de éste.

 

La seguridad, lo más importante.  Por encima de todo está la seguridad de las personas que habitan la vivienda, máxime si son de avanzada edad, debido a los problemas que asociados que conlleva el cumplir años: movilidad, equilibrio y agilidad así como de otros sentidos como la vista, el olfato, oído ... Por ello, las instalaciones de suministro de energía, gas y electricidad, deben estar en perfectas condiciones. Además, es necesario contar con detectores, que avisen de posibles fugas de gas o humo, avisando de un posible incendio. Desgraciadamente las estadísticas indican, que la mayoría de las victimas de los incencios son personas mayores.

 

Belén Galán, concluye: “Adoptar un sistema de gestión de la Accesibilidad Universal garantiza a todas las personas, con independencia de su edad o discapacidad, una solución integral para su vida diaria. Es además una necesidad ante una sociedad más concienciada, que comienza en el propio hogar y de ahí se proyecta a la accesibilidad en todas partes”.

 

Productos relacionados con esta noticia:
volver a listado de noticias

900 37 47 57
Llámenos gratis y sin compromiso
Consulte a los expertos
O si lo desea:

llámenos gratis O si lo desea:
 
 

Compre en 3 pasos

1 EXPLORE
Conozca nuestros productos
2 CONTÁCTENOS
Por nuestro formulario o teléfono
3 ESPERE NUESTRA LLAMADA
En breve nos pondremos en contacto con usted