Facebook

Google +

Linkedin

Noticias

El salvaescaleras "Express" de la Abuela hace las delicias de nietos y vecinos.

03/06/2015

Hay 15 escalones hasta la segunda planta. Quince pasos que exigían un gran esfuerzo a Marga Schüler y, cada vez que se dejaba algo arriba, era una abominación, constituía un horror pensar que tenía que volver a subir. Cada paso no sólo requería esfuerzo, sino que también le suponía un fuerte dolor en las articulaciones. Sin embargo, todo eso forma ya parte del pasado: la abuela, de 80 años, toma el "Express" y leva anclas. "Express" es como llama a su nueva silla salvaescaleras. Además, es muy especial, puesto que hace el número 100.000 de los fabricados por ThyssenKrupp. 
 
"Quiero vivir el mayor tiempo posible en mi propia casa", dice Marga. Esto es lo que piensan a diario nuestros clientes y lo que pensamos todos. Pero lo que encajaba cuando eramos jóvenes, ya no encaja tan bien cuando nos vamos haciendo mayores. "En 1974, mi esposo y yo queríamos tener una casa sin demasiadas paredes y puertas, con una escalera de caracol hasta la segunda planta. En los últimos años, esta escalera se ha convertido en un problema para mí. Subirla ya era bastante trabajoso, pero cuando llevaba algo en las manos y no me podía agarrar a las barandillas, la sensación de falta de seguridad era tremenda", dice Marga. Desde hace unas semanas, sin embargo, tiene instalada una silla salvaescaleras de ThyssenKrupp y ¡ya no puede imaginar su vida sin ella!
 
  
Desde hace algunos años, Marga ha ido adaptando su hogar para poder permanecer en él todo el tiempo posible (adaptó el baño, por ejemplo, colocando un plato de ducha y un asidero). Aún así, le costo asumir que, según nos vamos haciendo mayores, las cosas ya no resultan tan fáciles de hacer como antes. Por eso, decidió solicitar directamente un catálogo de sillas salvaescaleras y se decidió a comprarla. "Aún hoy, después de tantos años, todavía me siento muy cómoda en mi casa, aunque mi marido haya muerte. Su muerte me hizo darme cuenta de lo importante que es contar con ayuda en la vida diaria". 
Precisión milimétrica en esta versión para una situación realmente compleja.
Marga no se había planteado nunca el salvaescaleras por la forma de su escalera: muy estrecha, empinada y de caracol. "Esta escalera de caracol es realmente un desafío. Hemos tenido que hacer un diseño personalizado milimétrico", dice Thorsten, el asesor técnico de ThyssenKrupp Encasa. "Tuvo que ser diseñado de tal manera que Marga pudiera utilizarlo de forma segura y sencilla y sin chocar con nada durante el recorrido". Para asegurar esta funcionalidad, elegimos el modelo Flow II que gracias a su tecnología patentada ASL que permite el giro automático durante el recorrido,  es ideal para escaleras de caracol. 
"Finalmente elegí el modelo de ThyssenKrupp Encasa porque realmente confiaba en el servicio integral y los muchos años de experiencia que tiene la compañía", dice Marga. Y, sobre todo, porque era consciente del desafío que suponía una escalera tan estrecha de caracol: "Mis vecinos y mis hijos, no se creían que fuera a funcionar". Pero ahora han sido capaces de verlo por sí mismo y están impresionados.
 "Estoy muy contenta con mi decisión, aunque al principio estuve meditando sobre la inversión, pero valorando lo que me costaría una habitación en una residencia, en muy poco ya la habré amortizado y, además, puedo seguir en mi hogar".
 

Productos relacionados con esta noticia:
volver a listado de noticias

900 37 47 57
Llámenos gratis y sin compromiso
Consulte a los expertos
O si lo desea:

llámenos gratis O si lo desea:
 
 

Compre en 3 pasos

1 EXPLORE
Conozca nuestros productos
2 CONTÁCTENOS
Por nuestro formulario o teléfono
3 ESPERE NUESTRA LLAMADA
En breve nos pondremos en contacto con usted